De mapas, altitudes y montañas que empequeñecen…la nueva cartografía de Alaska


Por cortesía de http://www.barrabes.com, nos llega esta curiosa noticia cartográfica que nos conecta con otros tiempos, en los que el cartógrafo era un intrépido explorador que se jugaba el tipo en terra incógnita batiéndose el cobre contra tribus hostiles, ríos caudalosos, el duro clima de las latitudes extremas o las junglas ecuatoriales, y sobre todo contra la falta de conocimiento cartográfico.

A pesar de que hoy en día, gracias a los avances de la cartografía, de la teledetección, y a la difusión de la geoinformación parece que no sólo el mundo entero esta reconocido y cartografiado, sino que lo tenemos a un solo clic de ratón, aún existen bastantes regiones del globo en las que el conocimiento cartográfico dista mucho de ser perfecto. Desde la profundidad de los desiertos australianos, a los volcanes de Kamtchatka, las estepas de Asia central, pasando por las cumbres volcánicas de los Andes o por la indómita Alaska, existen zonas donde los mapas realizados son, en el mejor de los casos, antiguos y mejorables, cuando no plenamente deficientes.

Este debate se hace de actualidad a la hora de, por ejemplo, determinar el techo de un continente: del mismo modo que durante un tiempo hubo debate acerca de la máxima altitud de Sudamérica, dudándose entre el Aconcagua, el Ojos del Salado o incluso el Pissis (debate que se saldó bastante recientemente a favor del primero), siguen existiendo imprecisiones notorias en las segundas y terceras cumbres (que se lo pregunten a Cristian Stangl, que por si acaso ha tenido que ascender bastantes más cumbres de las necesarias en su desafío y ha contribuido de este modo a la ampliación del conocimiento geográfico), así como en ríos, valles, collados, aristas y distancias, afectando a veces a grandes regiones.

En este sentido, el USGS acaba de saldar una deuda pendiente desde 1952 con el conocimiento cartográfico de Alaska (fecha de las últimas cartografías y mediciones) con el proyecto Alaska Mapping Initiative, que consiste en actualizar los viejos mapas (casi esquemas) de los años 50 de Alaska, realizando una cartografía moderna digital de todo el estado, que estará disponible sin coste en el sitio web del gobierno para deleite de los aficionados a la cartografía. La tarea llevará años, lo cual se comprende teniendo en cuenta las colosales dimensiones del proyecto, y las durísimas condiciones sobre el terreno.

Una de las consecuencias más llamativas es que el Denali (o McKinley) pierde hasta 25 metros (de 6.193 a 6.168 msnm), y el cercano Mt Dickey gana una arista, para regocijo de alpinistas, evidenciando lo precario de la cartografía usada hasta ahora, y demostrando que el mundo afortunadamente no es, ni mucho menos, un lugar completamente medido y cartografiado.

Noticia original: http://www.barrabes.com/actualidad/noticias/2-8651/nuevas-mediciones-mckinley-rebajan-su.html

Esta entrada fue publicada en Cartografía, Divagaciones, Geografía Física y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s