Atrapados en el hielo. El documental sobre la odisea polar de Shackleton


FUENTE: Observatorioredes.blogspot.com

FUENTE: Observatorioredes.blogspot.com

“Se buscan hombres para un viaje peligroso. Sueldo bajo. Mucho frío. No se asegura retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito”.

Con este anuncio tan escueto, el explorador polar británico Ernest Shackleton buscaba tripulación para su próxima aventura, la Expedición Imperial Transantártica. Recibió más de 5000 peticiones.

En agosto de 1914 el Endurance zarpaba hacía el continente blanco, donde Shackleton y su tripulación viviría una de las epopeyas antárticas más reseñables de la historia. Un auténtico ejemplo de liderazgo, superación y supervivencia.

Tripulación del Endurance antes del hundimiento del barco. FUENTE: New York Times.

Tripulación del Endurance antes del hundimiento del barco. FUENTE: New York Times.

Tras la pérdida de su navío, engullido por los hielos, Shackleton y su equipo recorrieron cientos de kilómetros por la banquisa, arrastrando una barca de salvamento, la James Caird, y todo tipo de pertrechos, hasta llegar a aguas abiertas. En este punto, Shackleton junto a algunos hombres se lanzan a las temibles aguas del Océano Polar Antártico para encontrar la salvación de forma casi milagrosa en las Islas Georgias del Sur. Donde consiguen arribar tras una de las travesías marítimas más audaces jamas emprendidas y pedir ayuda en las factorías balleneras asentadas en la isla.

El Endurance en su prisión de hielo. FUENTE: thedymaxionchronofile.com

El Endurance en su prisión de hielo. FUENTE: thedymaxionchronofile.com

Arrastrando el James Caird por la banquisa. FUENTE: Eidetismo.blogspot.com

Arrastrando el James Caird por la banquisa. FUENTE: Eidetismo.blogspot.com

El final feliz de esta gran aventura, en la que no se perdió ningún hombre, dio lugar a la siguiente afirmación:

“Para conductor científico, denme ustedes a Scott; para viajar veloz y eficientemente, Amundsen; pero cuando uno se encuentra en una situación desesperada, cuando parece que no hay salvación, conviene arrodillarse y pedir a Dios que le envíe a Shackleton“.

Momento del rescate del resto de la tripulación del Endurance. FUENTE: lastwordonnothing.com

Momento del rescate del resto de la tripulación del Endurance. FUENTE: lastwordonnothing.com

Una de las peculiaridades de la expedición del Endurance es la gran cantidad de estupendos documentos gráficos que se conservan. El fotógrafo australiano Frank Hurley inmortalizó brillantemente los momentos más espeluznantes de los largos meses en que Shackleton y sus hombres tuvieron que luchar por su supervivencia.

Gracias a lo cual, en el año 2000 se produjo el maravilloso documental que os dejo a continuación, narrado por Liam Neeson y escrito por Caroline Alexander, autora del libro “Atrapados en el hielo”, estupendo relato de toda la expedición del Endurance. Aquí tenéis una completa reseña del mismo en el blog Leer y Viajar.

Espero que os guste el documental. En mi caso fue un momento de felicidad extrema, pues el primer libro que leí sobre exploración polar fue “Atrapados en el hielo” y ya no pude escapar a la magia del continente blanco y su cabezonería hacia la humanidad.

Esta entrada fue publicada en Documentales, Expediciones, Literatura, Lugares, Personajes y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s