Suiza, país pionero en transporte alpino


Este pequeño país centroeuropeo constituye un oasis económico y político, como todos sabemos si analizamos someramente la historia de la confederación helvética, pero también un oasis de la naturaleza. Suiza es un país enormemente estereotipado; no podemos negar que cuando escuchamos su nombre se nos vienen a la cabeza prados verdes con vaquitas pastando, quesos y chocolates deliciosos, una máxima precisión tecnológica y montañas, muchas montañas. Y es que la cordillera de los Alpes alcanza su máxima expresión en este recodo de Centroeuropa.

Monte Titlis (Engelberg) Fuente: Imagina Suiza.

Y es precisamente la conjunción entre precisión y naturaleza lo que ha hecho de este país un atractivo turístico al mantener una perfecta simbiosis con los bosques, lagos y montes que lo pueblan.

Desde el principio de sus tiempos los suizos se han visto obligados a innovar en pos de mejorar la comunicación con el exterior. Huelga decir que su servicio de ferrocarriles es uno de los más fiables en cuanto a horarios y seguridad se refiere, y aporta la posibilidad de vislumbrar espectaculares parajes naturales. Asimismo, Suiza cuenta con el túnel más largo del mundo (San Gotardo) que constituye el paso de Italia a Suiza, y donde las retenciones diarias no son precisamente ligeras.

Pero es en los medios de transportes más respetuosos con la naturaleza donde los suizos son pioneros. Y los más importantes son el teleférico y el tren cremallera.

 La ingente cantidad de montañas de más de 1000 metros presentes en casi toda Suiza así como la capacidad de investigación e innovación de este pequeño país hicieron posible y necesaria la construcción de medios de transporte que comunicaran la cima de dichas montañas con las poblaciones. Si nos centramos por ejemplo en el Lago de los Cuatro Cantones (Lucerna) encontraremos en apenas 10 Km ocho montañas por encima del millar de metros de altitud, entre ellas los míticos Pilatus, Rigi o Stanserhorn, a cuya cima solo se puede llegar en teleférico . El primer teleférico del mundo se construyó en 1914 en Berna. Este medio de transporte funciona por medio de energía eléctrica y su seguridad es tal que los accidentes de teleférico se reducen a uno solo que hubo en Austria en 2005 con cinco muertos.

Como ya hemos dicho Suiza es un país de récords y en lo referente al teleférico no podía ser de otra manera; es el país con más teleféricos por habitante y cuenta con el único teleférico rotatorio del mundo,(Monte Titlis en la localidad de Engelberg) que según asciende va girando 360º grados ofreciendo una visión mucho más completa.

 El tren cremallera es algo mucho más inusual que el teleférico. En España solo hay dos: Nuria (Pirineo catalán) y Montserrat (Provincia de Barcelona). Sin embargo en el país helvético supone un sustitutivo o incluso un complementario del teleférico. Este medio de transporte sirve para salvar pendientes tremendamente altas donde no sea conveniente la instalación de cables para el teleférico, mucho más altos y abundantes que los del tren. Suiza cuenta con el tren cremallera más empinado del mundo como es el del monte Pilatus que llega a salvar pendientes del 40%.

Estas construcciones han sido muy importantes en la historia del país ya que han conseguido una perfecta conjunción entre ser humano y medio ambiente con un limitado o escaso daño a la vegetación y fauna de los montes a la vez que permite al hombre visiones idílicas de paisajes glaciares y montañosos donde nunca podría llegar por otro medio. Esta plenamente prohibido en Suiza el acceso en automóvil a cualquier montaña de más de 700 metros.

 Esto ha creado un sentimiento de respeto medioambiental muy latente en todos los rincones de Suiza que ha demostrado que desarrollo e innovación son compatibles con respeto a la naturaleza.

Glaciar Aletsch (Cantón del Valais) Fuente: Imagina Suiza.

 Fuentes:

Artículo escrito por: Diego Jiménez Rubio

Compartirlo


Esta entrada fue publicada en Geografía de los transportes, Lugares, Tecnología. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Suiza, país pionero en transporte alpino

  1. Alejandro Vallina dijo:

    Soberbio artículo sobre el aprovechamiento que Suiza lleva desarrollando desde hace ya algunos años de su patrimonio natural a través de los sistemas que facilitan el transporte en la alta montaña que domina la orografía de este bonito Estado europeo. Estos sistemas, a mi modo de ver, constituyen en primer lugar una obra de ingeniería diseñada para salvar el intrincado relieve del país, lo cuál no deja de ser un avance digno de alabanza ; pero en mi cabeza de geógrafo comprometido y amante de la montaña surge la pregunta de si ésta no es una más de las acciones del hombre en su afán de colonizar hasta el último reducto de un enclave tan natural como puede ser una de las cumbres montañosas de esta cordillera. En mi opinión debería abrirse un debate sobre si ha de primarse el turismo a costa de una agresión, en mayor o menor medida, al medio natural o si es preferible preservar el medio. No sé hasta qué punto merecen la pena tales actuaciones humanas,aunque se esté dando al hombre la posibilidad, como bien dice Diego, de ver paisajes de ensueño. Gracias y enhorabuena a los Geonopios.

    • geonopia dijo:

      Gracias por este interesante comentario, me parece una gran propuesta abrir un debate sobre este tema.
      Personalmente, creo que actuaciones de esta categoría sólo deberían llevarse a cabo si van a significar un beneficio directo a la población local, es decir, que constituyan un servicio básico, como es el caso de Suiza, cuya orografía impide los desplazamientos sencillos o fluidos.
      Desafortunadamente, la mayoría de medios de transporte como los expuestos en el artículo son para fomentar un modelo de turismo que, a mi entender, está obsoleto y perjudica gravemente el carácter natural y social de la montaña. El mejor ejemplo de esto es el circo alpino que se puede ver en Chamonix, donde por 47€ suben a los turistas a la Aiguille du Midi, donde han montado cafeterías y miradores, echando por tierra la personalidad que poseía esa maravillosa aguja granítica.
      Como decía, este comentario es personal y ánimo a que continúe el debate.
      Un saludo y gracias a todos por participar en GeoNopia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s