Un glaciar galopante, el surge del Variegated (1982-83)


Los glaciares, esas voluminosas masas de hielo que ocupan un extensión importante de la superficie terrestre y que, en la actualidad, están bajo grave amenaza debido al incremento global de la temperatura, todavía atesoran grandes misterios para la ciencia. Aunque su belleza y majestuosidad han atraído la mirada de científicos y naturalistas desde hace siglos, aún no se ha conseguido desvelar uno de sus fenómenos más dramáticos e impresionantes: los surges o glaciar galopante.

Un glacier “en surge” es aquel que tras un periodo de tiempo relativamente regular descarga repentinamente una gran cantidad de hielo desde la zona de acumulación hacia la zona de ablación. Según Post y Meier (1969) este periodo de calma puede oscilar entre 15 y más de 100 años y la velocidad del flujo de hielo variar de 150 m/año a 6km/año, llegando a alcanzar una desplazamiento horizontal de 11 km/año. Este proceso transforma repentinamente la morfología del glaciar, que pasa a convertirse en una masa caótica de grietas y bloques de hielo de aspecto realmente amenazador.

Diferencia del espesor de hielo en la parte alta del Variegated. Fuente: Kamb et all.

Aunque se desconocen los factores concretos desencadenantes de un glaciar “en surge” se especula con varias hipótesis, como por ejemplo, la inestabilidad interna del propio glaciar (Post, Meier 1969) o a la existencia de cavidades subglaciares donde el agua queda atrapada, aumentando la presión y favoreciendo el deslizamiento de la masa de hielo (Kamb, 1987).

Desde que en 1906 el glaciar Variegated, localizado en la septentrional Alaska, comenzara un ciclo de surge, este se ha convertido en el paradigma de la investigación encaminada a desentrañar los secretos de este intenso fenómeno natural, que se ha encumbrado como uno de los misterios de la mecánica glaciar.

Vista aérea del glaciar Variegated en Alaska. Fuente: Google Earth.

Mapa esquemático del glaciar Variegated en Alaska. Fuente: Humfrey y Raymond.

Este hermoso glaciar alpino tiene un periodo de surge que se repite regularmente cada 17-20 años, por lo que para la fecha de 1981 un nutrido equipo de glaciólogos estaba preparado para registrar tal evento. Casi diez años antes se comenzó a monitorizar el glaciar en su estado “normal” a la expectativa de dar con el fenómeno que dispara el surge.

En 1978 se registraron velocidades anómalas, tanto en verano como en invierno, lo que sugiere un aumento en el deslizamiento basal del hielo independiente de las variaciones climáticas anuales. Varios “minisurges”, en los que la velocidad de desplazamiento aumentó repentinamente de 0,4 m/día a 1-3 m/día, fueron observados. Todo anunciaba que una gran masa de hielo se precipitaría a gran velocidad valle abajo de un momento a otro.

En enero de 1982 comenzó el soberbio espectáculo con un aumento en la sismicidad interna del hielo y una velocidad de desplazamiento de 2 m/día, para junio ya alcanzaba 10,4 m/día. Sin embargo, en agosto, el hielo disminuyó su velocidad a menos de una décima parte, lo que dejó a los científicos bastante sorprendidos. Esta primera etapa del surge sólo se dejó sentir en la parte alta del glaciar, dejando el resto de la lengua sin ninguna novedad.

Falla en la superficie de la lengua del glaciar Variegated. Fuente: Kamb et all.

Tras otro aumento de la sismicidad y de la velocidad del hielo en las partes altas, en octubre del mismo año el glaciar reactivó su alocado descenso por segunda vez, parecía ser que este fenómeno se dividía en etapas.  Posteriormente, otro retorno a la calma fue el preludio de la tormenta que arribó en junio del 83, cuando la masa helada alcanzó su máximo desplazamiento medido, unos 65 m/día. Para finalmente volver a descansar en su dinámica “normal” después de unos meses de intensa actividad.

El surge cambió completamente la morfología del Variegated, el espesor del hielo se multiplicó por dos o tres, dependiendo del sector, la lengua quedó profundamente hendida de inmensas grietas y fallas,  pilas de bloques de tamaño descomunal aparecían sobre su superficie , mientras, el frente se elevaba de manera exagerada como consecuencia de la propagación de la inercia producida por el movimiento del hielo además de experimentar un avance imparable de unos 80 m/día, durante casi un mes completo.

Frente del Variegated tras el surge. Fuente: Swisseduch.ch

Tras dos años de movimientos inusitados el Variegated regresaba a su estado normal, pero con una fisionomía digna de la batalla campal que había experimentado. Los glaciólogos recopilaron toneladas de datos e información de gran valor que, posteriormente, servirían para aumentar los conocimientos sobre estos eventos tan potencialmente destructivos, como se experimentó en Argentina en los años 30, cuando el glaciar del Grande del Nevado empezó su actividad de surge, formando un gran lago que al desaguar catastróficamente se llevó por delante casas, infraestructuras y vidas humanas.

Aquí viene el plato fuerte de esta entrada. Una de las técnicas utilizadas para monitorizar el Variegated durante el surge del 82-83 fue la grabación y producción de un time lapse en el que se puede ver perfectamente la intensidad y fuerza de este maravilloso fenómeno de la dinámica glaciar. En el video se puede comprobar el imponente cambio en la morfología del frente glaciar, dándonos una idea de como debió afectar al resto de la lengua.

Disfrutadlo mucho, la música acompaña perfectamente a la solemnidad del fenómeno.

Fuentes:

  • HUMFREY, N.F. y  RAYMOND, C.F. “Hydrology, erosion and sediment production in a surging glacier: Variegated Glacier, Alaska, 1982-83”. Journal of Glaciology, 1994.
  • MEIER, M.F. y POST, A.  “What are glacier surge?”.  Canadian Journal of Earth Sciences, agosto 1969.
  • KAMB, B. et all. “Glacier Surge Mechanism: 1982-1983 Surge of Variegated Glacier, Alaska” . Science, febrero 1985.
  • KAMB, B., “Glacier Surge Mechanism Based on Linked Cavity Configuration of the Basal Water Conduit System”. Journal of Geophysical Research, 1987.
  • Glaciares de Argentina. 

Compartirlo


Esta entrada fue publicada en Geografía Física, Riesgos Naturales. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s