Las mayores aventuras del siglo XX en sellos


Desde que el hombre es hombre y cuenta con dos piernas se ha movido a lo largo y ancho del planeta. Ha logrado colonizar los lugares más inhóspitos e inaccesibles, adaptándose a condiciones naturales increíblemente duras y poco satisfactorias. Sin embargo, ahí está presente nuestra huella.

Ya sea de forma constante o efímera, las aventuras que nos han conducido a esta situación siempre nos permitirán imaginarnos más allá de la ciudad, bajo tormentas tropicales, ventiscas polares o radiación solar.

Una de las formas más curiosas y artísticas de rendir homenaje a estas expediciones y a sus intrépidos protagonistas son los sellos, por esa razón he buscado algunos que hayan plasmado las aventuras más importantes del siglo XX.

Aquí os dejo la selección con una pequeña reseña de cada uno. Disfrutadla!

Robert Peary, Matthew Hensos y la conquista del Polo Norte (1909).

Este sello representa una de las grandes mentiras de la exploración, perpretada por el explorador estadounidense Robert Peary. En la anotación de su diario referida a el 7 de abril de 1909 Peary dejó escrito: “¡¡¡El Polo al fin!!! El premio de 3 siglos, mi sueño y ambición durante 23 años. Mío al fin…”.  Sin embargo, años después, comenzaron las polémicas y peleas sobre la veracidad del relato.  Sobre todo atendiendo a omisiones de posición geográfica, pues en el equipo final no había nadie con capacidad de tomar estos datos, y supuestas velocidades de travesía fraudulentas, ya que cuando se prescindió de los participantes que pudieran medirlas, estas se doblaron y hasta cuadruplicaron respecto a las tomadas en las primeras etapas de la expedición.

La otra persona que aparece en el sello es Matthew Henson. Cuyo mérito nunca fue reconocido por su calidad de “empleado” de Peary y  el acuciante racismo que existía en esos años.

Finalmente, parece ser, nunca quedará demasiado claro, que fue el propio Amundsen quien llegó al Polo Norte por primera vez en 1926. ero esta vez en dirigible!

La llegada al Polo Sur por Amundsen y sus compañeros (1911).

El 14 de diciembre de 1911 el noruego Roald Amundsen alcanzaba la coordenada mágica de 90º de latitud Sur en la Antártida. El continente austral había sido conquistado en una carrera que se declinaría por los dotes organizativos de los noruegos, sus excelentes habilidades y la atinada previsión de lo que se encontrarían durante su gélido recorrido. Detrás quedaría la heroica desaparición del equipo inglés, liderado por Scott, quienes competían abiertamente por el honor de ser los primeros.

Este sello me ha llamado mucho la atención, pues hace realativamente poco se anunció (GeoNopia se hizo eco del asunto) del descubrimiento de la primera y única fotografía de los noruegos en el Polo Sur. Sin embargo, la sorpresa nos asalta al ver que este sello muestra exactamente la misma escena, a excepción de que aparecen los cinco expedicionarios, en lugar de los cuatro del negativo original. Uno tenía que hacer la foto y perder la oportunidad de ser retratado. Misterio…

Lindbergh, el Spirit of St. Louis y la primera travesía aérea sin escalas del Atlántico (1927).

La aviación avanzó considerablemente tras la I Guerra Mundial, sin embargo, las limitaciones de los aparátos aún los hacían susceptibles de convertirse en protagonistas indiscutibles de la exploración y la aventura. Por esta razón se ofreció una suculenta recompensa a quien cruzara el Atlántico sin escalas y, el americano, Charles Lindbergh no dejaría pasar esta oportunidad de obtener fama y dinero.

En mayo de 1927, a bordo de un monoplano de un solo motor  Ryan M-2 modificado, bautizado como Spirit of St. Louis, Lindbergh despega desde Long Island con destino Paris. Unas 33 horas y media le llevó la hazaña que le consagraría como figura pública y aventurero.

Thor Heyerdhal y la Kon-Tiki (1947).

En 1947 el explorador noruego Thor Heyerdahl se lanzó al Océano Pacífico desde Perú con la idea de demostrar su teoría de que la colonización de la Polinesia podría haberse efectuado por vía marítima en tiempos precolombinos. No parece muy interesante, pero hay que decir que lo hizo en una balsa hecha de madera y según el diseño tradicional de los indígenas sudamericanos de la época. Para ellos basó su construcción en los dibujos dejados por los colonizadores españoles.

De esta guisa Heyerdahl y otros cinco navegantes recorriedo 7.000 kilómetros en tres meses hasta llegar al atolón de Raroia en las Islas Taumotu.

Herzog y Lachenal plantan la bandera francesa en la cumbre del Annapurna, primer ochomil (1950).

En 1950, una de las expediciones alpinísticas más potentes de todos los tiempos, proveniente de Francia y con nombres de la talla de Terray, Lachenal, Rebuffat y Couzy vaganbundean por el prohíbido y desconocido reino de Nepal, con la intención coronar por primera vez la cumbre de un ochomil.

Tras una marcha terrible y la incapacidad de acceder al Dhaulagiri se deciden por el Annapurna (8.091 m) cuya cumbre alcanzarán, Maurice Herzog y Louis Lachenal, el 3 de junio de 1950 despúes de abrir una ruta que hoy sigue en uso. Hasta este punto todo fue de maravilla, pero el descenso se transformó en un infierno de frio y avalanchas que se cobró la totalidad de los dedos de Herzog (manos y pies) y buena parte de los de Lachenal (pies), que fueron valerosamente rescatados por Terray y compañía.

Un neozelandés y un sherpa en el techo del mundo (1953).

El imperio Británico llevaba décadas intentando apropiarse de la cumbre del Everest (8.848 m), concretamente desde los años 20, cuando el famoso escalador Mallory y su compañero Irvine desaparecieron en circunstancias más que misteriosas sin que nadie supiera si llegaron a la cumbre o no.

Hasta 1.953 no se logró poner huella sobre la cumbre más elevada del planeta, la Diosa Madre de casi 8.500 metros. Fueron el neozelandés Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay quienes, el 29 de mayo alcanzanban la altura máxima a la que “podemos” acceder caminando.

El batiscafo “Trieste” y el abismo Challenger (1960)

El batiscafo Trieste llevó a cabo una de las mayores aventuras del siglo XX, de hecho aún no se ha repetido: alcanzar la profundidad máxima del planeta en la Fosa Challenger, una sinuosa y profunda trinchera submarina en el Pacífico que se desploma hasta los 11 kms de bajo el nivel del mar.

El sublime aparato fue diseñado por el físico suizo Auguste Piccard en 1953 y capitaneado por su hijo Jaques Piccard durante la expedición a la Fosa de las Marianas, en enero de 1963. Al alcanzar el final del recorrido los sistemas de abordo mostraban una profundidad de 11521 aunque en posteriores revisiones quedó como 11034 metros bajo el nivel del mar.

 

 

Yuri Gagarin, el primer hombre en salir de la Tierra (1961).

Resulta bastante increíble que tan sólo un año después de alcanzar las profundidades abisales de la Tierra un hombre logrará escapar de su atmósfera, en tan sólo dos años se habían alcanzado unas fronteras antes sólo permitidas para ciencia ficción.

En 1961 el cosmonauta ruso Yuri Gagarin se convirtió en la primera persona que salió del planeta, a bordo de la nave espacial Vostok 1. Su paseo espacial sólo duró unos 108 minutos, pero fueron suficientes para orbitar la Tierra y tomar un tentempié, parte de un experimento de nutrición sin gravedad.

La Unión Sovética tomaba la delantera en la carrera tecnólogica y espacial entre soviéticos y norteamericanos, sentaba las bases de lo que sería la mayor aventura del siglo XX, aunque esta vez serían los estadounidenses los que se llevarían los laureles.

Los primeros pasos de la humanidad fuera de la Tierra: el Apollo 11 (1969).

 

El 20 de julio de 1969 un pequeño módulo bautizado como “Eagle” alunizaba sobre la superficie de nuestro satélite, la Luna. A bordo, dos personas, Neil Amstrong y Buzz Aldrin, portarían el honor de dar los primeros pasos de la humanidad fuera de las fronteras de la Tierra. 

Toda la odisea había comenzado bajo el contexto de la Guerra Fría, la competición tecnológica entre la URSS y los EEUU. Sin embargo, la gran victoria norteamericana se transformó en la gran aventura de la humanidad y una tarde del verano del 69 se pudieron ver las primeras imágenes de astronautas brincando torpemente sobre la grisácea superficie lunar, incluso escuchar una de las frases más célebres de la historia: “It’s one small step for a man, one giant leap for mankind”.

Ahora, a las puertas del siglo XXI la exploración sigue estando al pie del cañón, pero esta vez en campos mucho menos llamativos para los grandes medios de comunicación y la población. Los exploradores de hoy no visten pieles de foca o aparatosos trajes espaciales, si no, más bien, batas blancas y microscopios.

Las aventuras del presente son a escala mucho más reducida, son exploraciones al interior de la propia naturaleza humana, a la esencia de nosotros mismos. Quizás sean expediciones más prácticas y menos evocadoras, sin embargo, hay que tener en cuenta que sin la curiosidad que ha llevado a la humanidad a embarcarse y lanzarse a lo desconocido tampoco se habría emprendida esta “última cruzada”, es algo que une ambas formas de explorar y que las hacen igual de bellas.

Fuentes:

  • Wikipedia.
  • Todocoleccion.net
  • Mountainstamps.com
  • Matthewhenson.com
  • Colnect.com
  • Rainbowstampclub.blogspot.com
  • Nasa.gov

 

Compartirlo


Esta entrada fue publicada en Divagaciones, Expediciones, Geografia Histórica, Personajes. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las mayores aventuras del siglo XX en sellos

  1. alfredo dijo:

    Como mola!!! Me parece raro para la epoca que en el primer sello aparezca un negro, no?

    • Bernardo dijo:

      Sí que están bien los sellos… y sí que es raro lo de Matthew Henson. Hasta que no pasaron bastantes años no se le reconoció algo de mérito. Os recomiendo una página de camisetas que tiene camisetas con diseños de temas de Exploradores de los polos. Igual os gusta. Ya me contaréis.
      Un saludo a todos, Bernardo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s