Reliquias entre los Hielos (II)


La gran carrera hacia el Polo Sur había comenzado.

Los británicos, gracias al arrojo de los expedicionarios del Nimrod, iban a la cabeza. Parecía cuestión de tiempo, y suerte, que la bandera imperial ondeara libre en los 90º de latitud S.

3

Los planes del capitán Robert Falcon Scott, que ya contaba con una importante experiencia antártica, para coronarse como vencedor de la inhóspita competición, se materializarían con una expedición a bordo del buque Terra Nova, entre los años 1910 y 1913. Esta nueva aventura pretendía finalizar con los honores de colocar las primeras pisadas sobre el Polo Sur geográfico, amén de realizar una mastodóntica labor científica. Cabe destacar la expedición zoológica llevada a cabo por Wilson, Cherry-Garrard y Bowers, durante el invierno austral, cuya finalidad era la recolección de huevos de pingüino emperador, y que dió lugar a la narración más estremecedora sobre la exploración antártica en el libro “El Peor Viaje del Mundo“.

terra_nova_hut_inside

Por fin, el 15 de Julio de 1910 el Terra Nova leva anclas en Cardiff, Gales, para arrivar después de una durísima travesía, a la Isla de Ross (77°40′S 168°00′E), en la costa del continente blanco, el 4 de Enero de 1911. Allí instalarían su campo base, concretamente en un accidente geográfico llamado, Cabo Evans. Es en estos momentos cuando Roald Amundsen, el afamado exporador noruego, se suma a la competición geográfica para conquistar el Polo, después de trazar un astuto plan para despistar a los británicos.

96935658_900df6bc63

La expedición británica se dividió en tres partes correspondientes con los años programados que duraría la expedición. La primera, a realizar durante el año 1911, tenía como objetivo la exploración de la Tierra de Victoria y la Tierra del Rey Eduardo VII, además de establecer depósitos destinados a la expedición polar que se llevaría a cabo durante el año siguiente. La segunda etapa del viaje, en 1912, se centraría en la conquista del polo. El último año en tierras antárticas, 1913, estaría dedicado a la finalización de la actividad científica y, en caso de que el primer ataque al polo hubiese fracasado. a la realización de un nuevo intento.

terranova2

Esta expedición polar se recordará para siempre como una de las odiseas más hermosas y trágicas que se hayán vivido jamás. Trás muchos pesares, y 1.766 millas terrestres, un grupo de cinco hombres, dirigido por Scott, alcanza la meta de la carrera de los hielos, situada en los 90ºS, es en esta emblemática coordenada donde se topan con la amarga realidad. Amundsen se les había adelantado y reclamado el valioso hito geográfico para Noruega con un mes de antelación, el 14 de Diciembre de 1911. El día del fracaso más esforzado y hermoso de la historia fue el 17 de Enero de 1912.

scottgroup

(De pie, de izquierda a derecha: Wilson, Scott y Oates. Sentados: Bowers y Evans)

Scott y sus compañeros nunca regresaron para relatar su experiencia, todos fallecieron en el camino de vuelta trás librar una encarnizada batalla contra la naturaleza polar. Una frágil tienda de campaña fue la tumba de estos valerosos aventureros y de ella se extrajo el epílogo que ponía punto final a la extraordinaria epopeya.

266815389_3fffd23b5b

Hoy en día, el recuerdo es el mejor homenaje que podemos ofrecer a estos pioneros de la Antártida, sin embargo, el Cabo Evans aún cobija los restos materiales que ayudaron a hacer realidad el sueño de un puñado de hombres. Su memoria ha quedado congelada en el tiempo, pues parece ser que ni este resiste las bajas temperaturas antárticas, ni la historia deja pasar hechos tan heroicos como los que protagonizaron Scott y sus hombres por conquistar un sueño. Dicho sea de paso, anhelado por toda la humanidad.

266812715_9fb8c95509

Fuentes:

Bibliografía Recomendada:

  • Cherry-Garrard, A.”El Peor Viaje del Mundo”. Ediciones B, 2007.
  • VV.AA. “Con Scott al Polo”. Geoplaneta, 2007.
  • Scott, R. F. “Journals. Captain Scott´s Last Expedition”. Oxford University Press, 2006.
  • Fiennes, R. “Capitán Scott”. Juventud, 2004.

Compartirlo


Esta entrada fue publicada en Expediciones, Lugares. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Reliquias entre los Hielos (II)

  1. Pingback: Única y primera foto de Amudsen en el Polo Sur « GeoNopia: Geografía de la Imaginación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s